«Siento que con mi ayuda otras personas pueden ser felices»

#30yearsofInclusion: ¡Inclusion Europe cumple 30 años en 2018! Para conmemorar este año, celebraremos la inclusión en Europa en sus diversas formas y prácticas, y las personas que luchan para más inclusión. Cada mes presentaremos a una persona que ha llevado adelante el movimiento de Inclusión en Europa. Nuestra heroína de inclusión en octubre es Fina...

#30yearsofInclusion: ¡Inclusion Europe cumple 30 años en 2018!

Para conmemorar este año, celebraremos la inclusión en Europa en sus diversas formas y prácticas, y las personas que luchan para más inclusión.

Cada mes presentaremos a una persona que ha llevado adelante el movimiento de Inclusión en Europa.

Nuestra heroína de inclusión en octubre es Fina Burgos.


Pasar tiempo juntos entreteniéndose con un juego de mesa o haciendo trabajos manuales, charlando, o, simplemente estando allí: Fina Burgos, persona a quien nuestro miembro Som – Fundació presta apoyo en la toma de decisiones, forma parte del programa #YoTbPuedo y realiza un trabajo voluntario de gran valor al reunirse regularmente con la Sra. Rosario, una mujer mayor que vive en una residencia cerca de ella. Le preguntamos a Fina sobre su motivación y sus consejos para otras personas que desean hacer voluntariado.

 

Cómo tuviste la idea de inscribirte como voluntaria?

Fernando, un compañero del centro donde vivo, tuvo un accidente y llevó los dos brazos escayolados y en cabestrillo durante un tiempo. La educadora del centro pidió si alguien le podía dar de comer y me ofrecí a hacerlo yo. En el centro vieron que yo era capaz de ayudar y la educadora se lo comentó a Som-Fundació. Som Fundació contactó con Amics de la Gent Gran para ver si podía hacer de voluntaria. A partir de ese momento, fui a una entrevista con Amics de la Gent Gran y también hice una formación.

Cuatro meses después de la formación, Amics de la Gent Gran me propuso que hiciera compañía a Rosario, una persona con la que me podía adaptar.

 

Qué estás haciendo como voluntaria?

Hago compañía a Rosario, merendamos juntas, jugamos a las cartas, me hace collares o pulseras …

Y, a veces me come a besos –risas-

 

Cada cuándo vas con Rosario?

Voy a verla una vez a la semana.  Pero un día le dije si quería que fuera más veces, pero como tengo que subir una calle muy empinada no quería que me esforzara tanto.

 

Qué es lo que más que te gusta de tu voluntariado?

Que me siento viva, me siento persona y con ganas de tirar adelante. Siento que con mi ayuda otras personas pueden ser felices.

 

Te has encontrado con algún momento difícil? Cuál?

Un día la señora Rosario estaba muy triste, incluso enfadada, por un problema con un profesional del centro donde vive.  Me lo dijo muy triste y me afectó mucho.  Como estaba preocupada, lo comenté en mi centro para que me dijeran cómo la podía ayudar.  Cuando nos encontramos de nuevo y supo que su problema lo había contado en mi centro, se enfadó mucho conmigo.  Tuvieron que pasar unos cuantos días para que se le pasara el enfado.

 

Por qué crees que es importante ser voluntaria?

Para mí es importante porque me hace sentir feliz, humana, persona … ¡Cuando ves la sonrisa y la felicidad de una persona sientes que eres humana y puedes ayudar … es que no me salen las palabras!

 

Si tuvieras que animar a otras personas a hacer de voluntaria qué le dirías?

Les diría que la otra persona lo valora mucho y le ayudas a no sentirse como un trasto que molesta.  Pero también se tiene que tener mucha empatía.

A veces estas personas valoran mucho más un abrazo que un plato de comida.  Rosario sólo me pide compañía.

 

Entonces animarías a otras personas a que fueran voluntarias?

Sí, porque a mí me llena mucho como persona y me hace sentir feliz.

 

Alguna cosa más que quieras añadir?

Que tenemos que ser más humanos y que estas personas sólo necesitan cariño y compañía.

 

Nuestro héroe de la inclusión de septiembre fue Henrique Amoedo de Portugal, el fundador de una compañía de danza inclusiva:
“The magic of art is exactly this: being able to reach people in different ways”

Nuestra heroína de la inclusión de agosto fue Maribel Cáceres, una mujer con discpacidad intelectual quien recuperó su derecho al voto:
¡Merece la pena!

Nuestro héroe de la inclusión de julio fue Charles, un hombre joven de Francia:
Charles – a young man challenging preconceptions

Nuestro héroe de la inclusión de junio fue Hendrik Jan Menninga, un “embajador de la ONU”:
“We make sure that the UN CRPD is not just a piece of paper”

Nuestro héroe de la inclusión de mayo fue Sami Helle, un músico, autogestor y político:
“I chose what felt good. You see: I love music!”

Nuestro héroe de inclusión de abril fue Gerhard Furtner, el director gerente de una compañía que emplea a personas con discapacidades de aprendizaje:
“This type of inclusion should catch on everywhere in Europe”

Nuestra heroína de la inclusión de marzo fue Dana Migaliova, madre de un hijo con discapacidad intelectual y presidente de nuestro miembro lituano Viltis:
“Parents no longer have to hide their children”

Nuestra heroína de inclusión de febrero fue la actriz y músico irlandesa Aimée Richardson:
“More roles must be written for people with intellectual disabilities!”

Nuestra heroína de inclusión de enero fue la autogestora Elisabeta Moldovan de Rumania:
“I experienced a lot of abuse in institutions. I wanted to change this situation for others.”

[:]

back-to-top